4 de diciembre de 2020

¿Para qué empezar por un acompañamiento individual con el líder?

La persona que ejerce el rol de líder tiene unas competencias determinadas que implican, por decirlo con un titular que pueda resumirlo:

“estar al servicio de las personas del equipo”.

Sí, aunque suene paradójico para la persona que está ejerciendo ese rol, una de sus competencias principales, a parte de la generación de resultados, es estar atento a las necesidades, tanto las individuales como las grupales. Cada uno como individuo tiene unas necesidades y el líder ha de saber identificarlas para saber cómo actuar con cada persona del equipo.

Y ¡ojo! Hablo de necesidades y no de deseos, creo que es una aclaración importante para tener en cuenta. De esto hablaré otro día.

Estar atento a lo que está pasando. Es esa mirada de observador que capta cualquier mínimo movimiento que implique algo sobre el bienestar del equipo y la posible consecución de resultados.

Pero previo a todo esto, es imprescindible que el líder, para decirlo con un titular que pueda resumirlo:

“Conozca quien es”

¿Para qué iniciar un acompañamiento individual como líder?

Empieza por ti, porque eres el ejemplo.

A veces la visión que tenemos sobre nosotros mismos no es realista. No nos damos cuenta de muchos de nuestros comportamientos porque lo hacemos de una manera inconsciente y por eso es de vital importancia indagar y tener curiosidad de porqué actúo de la manera que actúo, que evito y cual es el motivo de esa evitación, si me cuesta o no poner límites en determinadas situaciones o a determinadas personas.

Todo ese conocimiento de nosotros mismos nos facilitará la evolución a otro tipo de comportamientos y lo que es más importante a poder elegir que tipo de respuesta quiero tener en cada momento porque ya conozco la raíz de mi conducta.

Hay que empezar por una mismo para poder seguir con los demás, lo que uno siente lo transmite y por eso si el líder está estresado, tiene necesidad de control o está en un mal momento personal el equipo lo resiente. Si el líder sabe regular sus emociones y es consciente de sus creencias y en qué medida eso afecta al equipo, puede actuar sobre y eso cambiar conductas que faciliten la interacción con el equipo.

El líder tiene que conocer que lo hace auténtico, que lo hace único, que es lo que le mueve y condiciona su comportamiento.

Si es una persona más enfocada en los resultados, o en las relaciones entre las personas o en su desarrollo personal. Esto le ayudará a poder llevar a cabo acciones que equilibren su tendencia e integrar los tres aspectos.

Conocer sus valores fundamentales es clave para reconocer su autenticidad.

El líder ha de tener la capacidad de ponerse en los zapatos del otro, eso no significa que esté de acuerdo y que no requiera por límites, pero desde el entendimiento de lo que la otra persona es y de que necesidad tiene esa persona.

Para ello es imprescindible que el líder tenga una capacidad de escucha donde pueda escuchar más allá de las palabras. Escuchar lo que la persona dice, pero sobre todo lo que no dice porque es ahí donde está la verdad. Escuchar desde el corazón para entender el comportamiento de las personas de su equipo.

Por último, la confianza como engranaje de todo lo anterior. Tiene que ser consciente del nivel de confianza en sí mismo, en el que tiene en las personas de su equipo y en el que genera. Sin confianza el equipo es un grupo de personas, como diría Gabriel García Márquez es “Crónica de una muerte anunciada”.

Como líder, eres el primero que tienes que cuestionarte, hacerte preguntas y reflexionar sobre ti y ser consciente lo que eso implica en tu manera de liderar.

La transformación real en las personas se inicia con una mirada hacia el interior, sí, sé que puede sonar tópico, pero nada cambia si tú no cambias.

No puedes entender las necesidades de nadie si primero no entiendo las tuyas, no puedes escuchar a nadie si no reconoces tu diálogo interior, no puedes confiar en nadie si primero no confías en ti mismo.

El liderazgo requiere de un esfuerzo personal que va más allá de la operativa del día a día, y quiero decirte que eso no es fácil, porque se requiere un cierto nivel de humildad, de pararse a pensar en el otro, de ser consciente de la responsabilidad que estoy adquiriendo al aceptar un puesto de liderazgo. Es mucho lo que está en juego, porque trabajas con personas, y no se puede girar la cabeza ante eso.

Es importante que tengas conciencia en que punto estás como líder, y si necesitas un acompañamiento que te puede ayudar a poder gestionar mejor tu estrés, el como vives tu día a día como líder y el impacto que tienes en las personas con las que trabajas.

“No digas cosas. Lo que eres, relumbra sobre ti mientras lo haces, y retumba con tal fuerza que no puedo oír lo que alegas en su contra”

Si te ha sido útil este artículo, te invito a que mires mi programa “Desarrolla tu liderazgo”.

Te cuento un poquito sobre él.

Es proceso de trabajo individual estructurado en dos bloques y que consta de siete sesiones:

Primer bloque:

Trabajo de autoconocimiento para ganar seguridad y confianza. “Entenderme”.

Segundo bloque:

Trabajar sobre tu liderazgo y las habilidades necesarias para mejorar la parte relacional. “Entenderte”. Empatía, comunicación y tu nivel de confianza.

Pienso que es fundamental que las personas que lideran realicen un trabajo a nivel personal para detectar cuales pueden ser sus impedimentos en el rol de líder y puedan mejorar las relaciones que se establecen en la organización.

En definitiva, serás un líder auténtico.

¿Qué te parece? ¿Hablamos?


www.rociovallejocoach.com
info@rociovallejocoach.com

Deja una respuesta